lunes, 30 de marzo de 2009

Oscuros designios: Episodio 11


3 horas antes

Después de dos horas de cabalgada, Nick Harper llegó por fin a Henley. Tal y como le habían dicho, estaban en plena celebración de la Regata Real. Sin perder un instante, se dirigió a la comisaría, al departamento de la policía montada. Allí le estaba esperando su caballo, y, después de entregarle las riendas del que le había llevado hasta allí a un mozo de cuadras, se dirigió a él. Black Arrow, su caballo, parecía muy contento de verle. Nick le acarició el morro, afectuoso.

- Pronto cabalgaremos por las lomas de Henley, amigo –Le susurró al oído.

Sin perder más tiempo, se puso el cinturón con las pistoleras y se colgó la placa de la hebilla del pantalón, dispuesto a presentarse al Teniente Athenly.

Una vez en el departamento, no le fue muy difícil encontrar al Teniente, enseguida le indicaron quien era. Se trataba de un hombre no muy mayor, con un prominente bigote y bastante alto.

- Teniente Athenly, señor, disculpe –Harper si dirigió a él –Soy el agente Harper, lamento mi tardanza...

- ¡Agente! -Le cortó- ¿Qué ha pasado? Le esperábamos mucho antes, ¿Está usted bien?

- Si, si, no se preocupe.

Harper le resumió a grandes rasgos lo que había acontecido durante el día. Por fortuna y, aunque aún no tenían noticia del asesinato en el tren aquí en Henley, el Teniente fue comprensivo.

- Ya veo. No se preocupe, agente Harper. Bienvenido al departamento de Policía Montada de Henley. Mañana mismo podrá empezar con sus tareas, si no le encuentra inconveniente.

- Claro que no, señor. Me pondré a ello inmediatamente. –El teniente parecía complacido con la actitud de Harper- Si me lo permite, estaré patrullando por la zona de la regata hasta dentro de un par de horas, cuando anochezca.

- Por supuesto, agente. Nos veremos por aquí. Que tenga un buen primer día de trabajo –Le deseó.

En una sala cercana, Harper pudo ponerse el uniforme y en un cuarto de hora estaba en la zona de la regata. Había toda clase de gente aquí reunida. Desde las más exquisitas familias a las personas más pobres se daban cita en este evento. Harper comenzó a andar, echando un vistazo. Con un poco de suerte, encontraría a la señorita Monleón por esta zona, acompañada de su abuelo. En los puestos se vendía de todo, desde champaña para los ricos, hasta cerveza para los pobres; comida, joyas, incluso había un par de puestos de venta de armas. Todo parecía muy animado.

A los pocos minutos de andar, Harper se paró, incapaz de creer lo que veían sus ojos. Al lado de un puesto donde vendían finas joyas, se encontraban la señora Jameson y el señor McCarthy, charlando animadamente. Procurando no hacer ruido, se colocó justo detrás de la señora Jameson.

- Vaya, parece que a pesar de haber presenciado un asesinato esta misma mañana, está usted muy contenta, señora Jameson.

Con un respingo, la mujer dio media vuelta. Con expresión de asco, miró a Harper, pero inmediatamente, la cambió por una sonrisa zalamera.

- Agente Harper –Dijo, con tono afectuoso- No podemos hundirnos y deprimirnos de esa manera. Hay que divertirse, para eso está esta feria, ¿No cree?

- Lo que usted diga, señora Jameson. La estaré vigilando. McCarthy –Se despidió con una inclinación de cabeza.

Apenas se había alejado un par de metros cuando McCarthy, nervioso se dirigió a su compañera.

- ¿Usted cree que sabrá que la señorita Monleón ha ido a casa de su abuelo? –El codo de la señora Jameson se hundió en el costado de Arthur. Harper no necesitaba más. Sin volverse siquiera, se dirigió hacia las calles de la ciudad, con media sonrisa en los labios.

5 comentarios:

Pedro dijo...

Y ya van dos asesinatos. Estos designios están resultando más oscuros de lo esperado.
A Harper le espera un duro trabajo, aunque mejor no adelantar acontecimientos.

Marinel dijo...

Este Harper,tiene un oído muy fino,además de astucia,¿eh?
Me gusta cómo desarrollas la trama de manera que cada personaje tiene su espacio.Sobre todo los dos protagonistas.
Por un lado la señorita Monleón,viviendo la dura experiencia del hallazgo de ese cadáver putrefacto y por otro,la incorporación de este policía,que no ceja en su empeño de averigüar la verdad...
Besos.

Elessar Linwëlin dijo...

Me alegro de que os esté gustando el relato ^^. Ahora que tengo tiempo por fin os puedo ir dando las continuaciones.

Espero que os siga gustando.

Besos, Pedro y Marinel, gracias por leerme!

Zoë dijo...

Anda pero si has vuelto a publicar!! ^^)

Esta súper intriganteee...

Besos!

Jorge dijo...

esta super... no puedo esperar a saber que sigue... ojala no te demores en publicar el proximo.. ah y gracias por interesarte te encargo mucho el dibujo, gracias. :D... por si acaso otro correo es jorgeen11@hotmail... bye